Shigeaki Hinohara (105 años): Consejos para una vida larga y buena

Shigeaki Hinohara fue un médico japonés que vivió 105 años (4 Octubre 1911 – 18 Julio 2017) y continuó trabajando hasta pocos meses antes de su muerte.

En una entrevista en enero de 2009, cuando tenía 97 años, el Dr. Hinnohara da una serie de consejos para saber como vivir una vida larga y buena:

La energía proviene de sentirse bien, no de comer bien o dormir mucho. Todos recordamos que cuando éramos niños, cuando nos divertíamos, a menudo nos olvidamos de comer o dormir. Creo que también podemos mantener esa actitud como adultos. Lo mejor es no cansar al cuerpo con demasiadas reglas, como el almuerzo y la hora de acostarse.

Todas las personas que viven mucho tiempo, independientemente de su nacionalidad, raza o sexo, comparten una cosa en común: ninguna tiene sobrepeso.

  • Para el desayuno tomo café, un vaso de leche y un poco de jugo de naranja con una cucharada de aceite de oliva. El aceite de oliva es ideal para las arterias y mantiene mi piel saludable.
  • El almuerzo es leche y algunas galletas, o nada cuando estoy demasiado ocupado para comer. Nunca tengo hambre porque me concentro en mi trabajo.
  • La cena consiste en verduras, un poco de pescado y arroz, y dos veces a la semana, 100 gramos de carne magra.

Siempre planifique con anticipación. Mi agenda ya está llena hasta 2014, con conferencias y mi trabajo habitual en el hospital. Sin embargo, en 2016 me divertiré un poco: ¡planeo asistir a los Juegos Olímpicos de Tokio!

No hay necesidad de retirarse, pero si se debe, debe ser mucho más tarde que 65. La edad de jubilación actual se estableció en 65 hace medio siglo, cuando la esperanza de vida promedio en Japón era de 68 años y solo 125 japoneses tenían más de 100 años. Hoy, las mujeres japonesas viven alrededor de los 86 y los hombres de 80, y tenemos 36,000 centenarios en nuestro país. En 20 años tendremos aproximadamente 50,000 personas mayores de 100 años.

Comparte lo que sabes. Doy 150 conferencias al año, algunas para 100 niños de escuela primaria, otras para 4.500 personas de negocios. Normalmente hablo de 60 a 90 minutos, de pie, para mantenerme fuerte.

Cuando un médico le recomiende hacerse una prueba o someterse a alguna cirugía, pregunte si el médico sugeriría que su cónyuge o hijos se sometan a dicho procedimiento. Contrariamente a la creencia popular, los médicos no pueden curar a todos. Entonces, ¿por qué causa un dolor innecesario con la cirugía? Creo que la música y la terapia con animales pueden ayudar más de lo que la mayoría de los médicos imaginan.

Para mantenerse sano, siempre tome las escaleras y lleve sus propias cosas. Subo dos escalones a la vez, para mover mis músculos.

Mi inspiración es el poema “Abt Vogler” de Robert Browning. Mi padre solía leerlo para mí. Nos alienta a hacer grandes obras de arte, no pequeños garabatos. Dice tratar de dibujar un círculo tan grande que no hay forma de que podamos terminarlo mientras estamos vivos. Todo lo que vemos es un arco; el resto está más allá de nuestra visión pero está ahí en la distancia.

El dolor es misterioso y divertirse es la mejor manera de olvidarlo. Si un niño tiene un dolor de muelas y comienzas a jugar con él, inmediatamente olvida el dolor. Los hospitales deben atender las necesidades básicas de los pacientes: todos queremos divertirnos. En St. Luke’s tenemos terapias de música y animales, y clases de arte.

No se obsesione por amasar bienes materiales. Recuerde: no sabe cuando va a salir su número y no puede llevar los bienes al siguiente lugar.

Los hospitales deben diseñarse y prepararse para grandes desastres, y deben aceptar a cada paciente que aparezca en sus puertas. Diseñamos St. Luke’s para que podamos operar en cualquier lugar: en el sótano, en los pasillos, en la capilla. La mayoría de la gente pensó que estaba loco para prepararse para una catástrofe, pero el 20 de marzo de 1995, desafortunadamente, se demostró que tenía razón cuando los miembros del culto religioso de Aum Shinrikyu lanzaron un ataque terrorista en el metro de Tokio. Aceptamos 740 víctimas y en dos horas descubrimos que era gas sarín el que los había golpeado. Tristemente, perdimos a una persona, pero salvamos 739 vidas.

La ciencia sola no puede curar ni ayudar a las personas. La ciencia nos agrupa a todos, pero la enfermedad es individual. Cada persona es única, y las enfermedades están conectadas a sus corazones. Para conocer la enfermedad y ayudar a las personas, necesitamos arte, no solo medicina.

La vida está llena de incidentes. El 31 de marzo de 1970, cuando tenía 59 años, embarqué en el Yodogo, un vuelo de Tokio a Fukuoka. Era una hermosa mañana soleada, y cuando el monte Fuji apareció, el avión fue secuestrado por la Liga Comunista Japonesa, la Facción del Ejército Rojo. Pasé los siguientes cuatro días esposado a mi asiento con un calor de 40 grados. Como médico, lo consideré todo como un experimento y me sorprendió la forma en que el cuerpo disminuyó la velocidad en una crisis.

Encuentre un modelo a seguir y apunte a lograr incluso más de lo que ellos podrían hacer. Mi padre fue a los Estados Unidos en 1900 para estudiar en la Universidad de Duke en Carolina del Norte. Él fue un pionero y uno de mis héroes. Más tarde encontré algunas guías de vida más, y cuando estoy atascado, me pregunto cómo enfrentarían el problema.

Es maravilloso vivir mucho. Hasta que uno tenga 60 años, es fácil trabajar para la familia y alcanzar los objetivos. Pero en nuestros últimos años, debemos esforzarnos por contribuir a la sociedad. Desde la edad de 65 años, he trabajado como voluntario. Sigo trabajando 18 horas, siete días a la semana, y me encanta cada minuto.

Dr. Shigeaki Hinohara
Fotografía del Dr. Shigeaki Hinohara (wikipedia) el 9 de Julio de 2013, a los 101 años de edad.

Artículos científicos del Dr. Hinohara: Pubmed

Suscríbete a las
novedades

Un email semanal con las novedades. Suscríbete para no perderte nada.

Deja un comentario

Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin